la mirada del miedo

El miedo es una fuerza poderosa. Tan poderosa que puede definir la vida de cualquiera desde espacios de nuestro alma inaccesibles a la comprensión racional más básica. Sin embargo, en esa onda que perturba física y emocionalmente nuestro ser encontramos también una entidad de naturaleza fascinante. La que nos mueve, por ejemplo, a no apartar la vista de la carretera cuando hay un accidente o de la pantalla de cine al ver las escenas de una película de terror con las más extremas barbaridades cometidas ante nuestros ojos. Poseemos inherentemente una insuperable fascinación por observar incluso aquello que percibimos no es correcto.

tumblr_nyyhwzhKal1s39hlao1_500tumblr_mb072f6eKs1rprfyeo1_500

El placer proporcionado por alimentar nuestra morbosa mente y la excitación del riesgo a ser descubiertos son recompensas más que suficientes para la mayoría de la gente. No tanto para Mark, un aspirante a director de cine y fotógrafo erótico, irónicamente reprimido sexualmente y que lastra un trauma desde niño que le lleva a asesinar mujeres y capturarlo todo con su cámara en Peeping Tom (Michael Powell, tumblr_mnv1j4Zocd1qg4blro1_5001960).

Para Mark sentirse observado durante su infancia y sometido al maltrato continuado de su padre en pos de la ciencia ha significado una pérdida de intimidad clave en el incompleto desarrollo de su sexualidad. Nadie puede explorar libremente su individualidad ni su noción moral del mundo si en cada instante toda acción y cada aspecto de su vida están siendo inspeccionados meticulosamente o juzgados por otro.

tumblr_inline_nooa8oQ9TV1sj0r4d_1280

peepingtom-04

fondopeeping

Y como el ser humano siempre teme lo que desconoce, su distanciamiento del sexo femenino desencadena en él una reacción adversa y paradójica: la mera atracción hacia una mujer le paraliza, incapaz de tomar la iniciativa ni relacionarse normalmente con ellas si no es a través del objetivo de su amado falo fílmico, que documenta su  obsesión por registrar el miedo auténtico en cada una de sus víctimas. Un proceso que sublima unos instintos que no están lejos de las consecuencias que produce el tratamiento represivo del sexo en toda sociedad de tradición judeocristiana, que retuerce de forma perversa la dinámica entre hombres y mujeres.

peepingtom-02Una prostituta, una aspirante a actriz y una modelo erótica son las víctimas de Mark. Cada una de ellas utiliza su físico y atractivo conscientemente y lo hacen con total libertad para su beneficio, pero todas bajo la estructura de opresión patriarcal que controla cómo, cuándo y dónde pueden sus servicios ser explotados sin salirse de los protocolos de las normas impuestas. Pero Helen, el interés romántico del protagonista, se viste de forma discreta, se comporta solícita y amable en todo momento, no tomando apenas ninguna decisión para satisfacer sus propios deseos. Se trata de un espíritu inocente y otra persona incompleta, una víctima pero de todo su entorno, que ha sido moldeada durante generaciones para no salirse del patrón establecido.

peepingtom-01

peepingtom-05La pareja ideal de Mark se refugia en la creación de un libro infantil en el que juega un papel importante una cámara fotográfica mágica que obtiene imágenes imposibles. Se manifiesta así de nuevo la expresión artística como tratamiento catártico de los anhelos mutilados y los irremediables trastornos que afectan a cada uno. Se refugia de la sociedad en la que no encaja, sumergiéndose en las cintas que él compone y proyecta en solitario en su estudio, frustrado ante la perspectiva de nunca poder crear algo que esté a la altura de sus pretensiones, de no alcanzar a representar fielmente lo que hay en su cabeza, de no llegar a entenderse y poder actuar en consecuencia. Lo que podría resumir en esencia el esfuerzo en el proceso creativo del arte en general y cinematográfico en particular, a partir de esa pulsión del autor de proyectar hacia los demás lo que encierra en su interior.

peepingtom-07

peepingtom-06

A Mark lo manipuló su padre directamente al experimentar con él su reacción al miedo y archivar su vida en celuloide. Algo que a su vez perpetua tomando el testigo en su personal búsqueda sangrienta. Una muestra de que el cine, como la ciencia, parece compartir así un principio que se conoce como el “efecto observador”, por el que se determina que toda observación de un fenómeno lo afecta definitivamente. ¿Es el cine capaz de moldear a la sociedad a través de las imágenes que fija y reproduce porque sencillamente son un instrumento para observarnos a nosotros mismos?

tumblr_nnzd6ct2iM1u695nho1_500

Quizá al reconocer nuestro reflejo y comprender que estamos siendo observados desde un punto de vista ajeno en cada fotograma, un espanto inconfesable e irresistible nos invade. Un espanto que a la vez despierta una enfermiza curiosidad por conocernos mejor, aun en los aspectos más depravados y oscuros, ocultos en el subconsciente, que creemos contenidos y dominados.

 peepingtom-03

Ramón Rey.

Leave me a Comment